La Cámara Oscura

Técnica

A pesar de todos los avances técnicos y la sofisticación de las cámaras digitales actuales, el proceso básico mediante el cual se forman las imágenes en una cámara, sigue siendo el mismo que en los orígenes de la fotografía.

El funcionamiento de todas las cámaras fotográficas está basado en lo que conocemos como cámara oscura. Si en una caja cerrada hacemos un orificio pequeño y colocamos un objeto iluminado por delante, dentro de la caja aparecerá la imagen del mismo invertida.


Esquema de funcionamiento de la cámara oscura

Esquema de funcionamiento de la cámara oscura

Cada punto de la escena refleja la luz que recibe en forma de un haz que se extiende en todas direcciones. Debido a que la luz se desplaza en línea recta y la cámara sólo tiene un pequeño agujero, sólo puede pasar un único rayo de ese haz, que llega al fondo de la caja convirtiéndose en un punto de la imagen. De esta manera se forma la imagen en el fondo de la caja.

La cámara oscura original era una habitación cuya única fuente de luz era un minúsculo orificio en una de las paredes. La luz que penetraba en ella por aquel orificio proyectaba una imagen del exterior en la pared opuesta. Aunque la imagen así formada resultaba invertida y borrosa, los artistas utilizaron esta técnica, mucho antes de que se inventase la película, para esbozar escenas proyectadas por la cámara.

En una cámara oscura real el agujero no es tan pequeño como para dejar pasar un único rayo de luz, de tal manera que proyecta sobre el fondo pequeños círculos, lo que da lugar a que la imagen que se forma en el fondo de la cámara sea algo borrosa.

Con el transcurso de los siglos la cámara oscura evolucionó y se convirtió en una pequeña caja manejable y al orificio se le instaló una lente óptica para conseguir enfocar la imagen y obtener una imagen más clara y definida.