El Ajuste de la Exposición

Técnica

En fotografía, utilizamos el término exposición para referirnos la cantidad de luz que llega al sensor durante el proceso de captura de la imagen.

El objeto del ajuste de la exposición es controlar que, durante la toma, el sensor recibe la luz necesaria para que la fotografía quede expuesta correctamente. Es uno de los aspectos técnicos más importante de la fotografía, pues determina los niveles de brillo que mostrará la imagen final.

Una fotografía está expuesta correctamente cuando reproduce los niveles de brillo que el fotógrafo ha pretendido conseguir. Normalmente presenta un equilibrio entre las luces y las sombras, con transiciones suaves y buen nivel de detalle en todos los tonos. La exposición correcta se consigue si la cantidad de luz que llega al sensor es la adecuada (según su rango dinámico) para reproducir la escena fotografiada.

Una fotografía está subexpuesta cuando el sensor ha recibido una cantidad de luz insuficiente. En este caso, la imagen aparece demasiado oscura, con pérdida de detalle en las zonas de sombra.

De forma contraria, una fotografía está sobreexpuesta cuando el sensor ha recibido una cantidad excesiva de luz. En esta ocasión la imagen aparece demasiado clara, con pérdida de detalle en las zonas de luces.

Todos los sensores tienen un rango dinámico, que delimita las cantidades mínimas y máximas de luz que son capaces de registrar. Fuera de ese rango la cámara registra el negro (cuando la cantidad de luz es muy baja), o el blanco, (cuando el sensor se satura por exceso de luz). El rango dinámico se modifica cuando cambiamos la sensibilidad ISO del sensor.

Factores que condicionan el ajuste de la exposición

El ajuste de la exposición está condicionado por los siguientes factores:

  • La iluminación de la escena. Este factor determina la intensidad de la luz disponible para realizar la fotografía. Para poder realizar un ajuste preciso de la exposición es fundamental la medición y el análisis de las condiciones de iluminación de la escena
  • La Sensibilidad ISO. Esta otro factor determina la cantidad de luz que precisa el sensor para producir una imagen correctamente expuesta. A medida que aumentamos la sensibilidad ISO se reduce la exposición necesaria. Por ejemplo, Una sensibilidad de 400 ISO necesita la mitad de exposición que una sensibilidad de 200 ISO

Utilizaremos sensibilidades ISO bajas para escenas muy bien iluminadas y sensibilidades ISO altas en situaciones de poca luz.

El Ajuste de la Exposición

El propósito del ajuste de la exposición es controlar la cantidad de luz que llega al sensor y, de esta forma, obtener una fotografía expuesta correctamente.

Para el control de la exposición, disponemos de dos ajustes:

  • La apertura del diafragma. Gradúa la intensidad de luz que llega al sensor. Cuanto más grande es la apertura del diafragma, mayor es la exposición
  • La velocidad de obturación. Permite controlar el tiempo que el sensor está expuesto a la luz. Cuanto menor es la velocidad de obturación, mayor es la exposición

Para comprender mejor los factores y ajustes que intervienen en la exposición, vamos a hacer una analogía con el llenado de un vaso de agua utilizando un grifo.

El vaso completamente lleno sería la exposición correcta. Si no lo llenamos del todo sería el equivalente a la subexposición, y si se derrama el agua habría sobreexposición

Lo primero que vamos a tener en cuenta es la presión del grifo. Cuanta más presión tenga el grifo, más agua tendremos disponible. Esto sería el equivalente la iluminación de la escena.

En segundo lugar tendremos en cuenta el tamaño del vaso. Para llenar un vaso pequeño necesitaremos menos cantidad de agua que si el vaso es grande. El tamaño del vaso sería el equivalente a la sensibilidad ISO, es decir la cantidad de luz que necesita el sensor.

Ahora vamos a utilizar el grifo para llenar el vaso. Abriendo más o menos el grifo, controlaremos la cantidad de agua que cae sobre el vaso. Esto sería equivalente a la apertura del diafragma

Ajustar la exposición es como llenar un vaso de aguda

Ajustar la exposición es como llenar un vaso de aguda

Por último debemos decidir cuánto tiempo está abierto el grifo. Cuanto más tiempo esté abierto, mas agua caerá en el vaso. El tiempo que está abierto el grifo es el equivalente a la velocidad de obturación.

Podemos decir que hacer una fotografía consiste en llenar el sensor de luz.

El Valor de Exposición

El valor de exposición (EV) es un número que relaciona los dos ajustes que intervienen en la exposición: la apertura del diafragma y la velocidad de obturación.

Se obtiene de la siguiente fórmula:

EV = log(N/ t)

Donde N es la apertura del diafragma (el número f) y t es la velocidad de obturación en segundos.

Se muestra la fórmula para explicar cómo se calcula el valor de exposición, pero obviamente no es algo que se maneja en el día a día

El valor de exposición EV=0 corresponde a un diafragma de f/1 y una velocidad de 1 seg. A medida que cerramos el diafragma un paso o reducimos el tiempo de exposición a la mitad, el valor de exposición se incrementa en 1. Dicho de otra forma, cada vez que sumamos 1 al valor de exposición llega la mitad de luz al sensor.

En la siguiente tabla podemos observar el valor de exposición que corresponde a diferentes combinaciones de apertura de diafragma y velocidad de obturación. En la fila superior se muestran los diafragmas, y en la primera columna las velocidades de obturación. Observa que el mismo valor de exposición se puede obtener con diferentes combinaciones de apertura de diafragma y velocidad de obturación.

Tabla de valores de exposición (EV)
 1 1.4  2 2.8  4  5.6 8  11  16 22  32 45  64
1 0 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12
2 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13
4 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14
8 3 4  5 6 7 8 9  10 11 12 13 14 15
15 4 5  6  7  8  9  10  11  12 13 14  15 16
30 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17
 60 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18
125 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19
250 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20
500 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21
1000 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22
2000 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23
4000 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24

Existe una forma bastante sencilla de obtener el valor de exposición: sumando la posición que ocupan la apertura del diafragma y la velocidad de obturación en sus respectivas escalas.

La escala de diafragmas es:

Escala de diafragmas
Posición 0 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10
Número f f/1 f/1.4 f/2 f/2.8 f/4 f/5.6 f/8 f/11 f/16 f/22 f/32

Y la de velocidades de obturación es:

Escala de velocidades de obturación
Posición 0 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10
Velocidad 1 1/2 1/4 1/8 1/15 1/30 1/60 1/125 1/250 1/500 1/1000

Por ejemplo el Valor de Exposición de la combinación de diafragma f/1.4 y velocidad de obturación de 1seg, es EV=1 ya que el diafragma ocupa la posición 1 en la escala y la velocidad la posición 0. Sumando 1+0 obtenemos el valor 1.

El Paso

En fotografía, hablamos de paso para referirnos una diferencia en el valor de exposición del doble o la mitad. Así, un paso más o menos de diafragma consiste en abrir o cerrar el diafragma de modo que entre el doble o la mitad de luz. Si el paso hace referencia a la obturación, será la diferencia de exponer el doble o la mitad de tiempo.

Cuando el diafragma se abre un paso, y la velocidad de obturación se disminuye en un paso, la exposición resultante es la misma. De esta forma es posible obtener una gama de combinaciones de velocidad de obturación y abertura que dan como resultado el mismo valor de exposición.

El Exposímetro

Como hemos señalado anteriormente, para poder realizar un ajuste preciso de la exposición es fundamental la medición y el análisis de las condiciones de iluminación de la escena

El cálculo del valor de exposición adecuado para capturar una imagen se realiza habitualmente usando un exposímetro o fotómetro.

El exposímetro o fotómetro es un dispositivo cuya función es medir el nivel de iluminación y determinar el valor de exposición adecuado para una fotografía. Los exposímetros que incorporan las cámaras miden la intensidad de la luz que refleja la escena. Los exposímetros de mano también tienen la capacidad de medir la intensidad de la luz que incide sobre la escena.

La gran mayoría de las cámaras llevan un exposímetro incorporado gracias al cual pueden trabajar de forma automática. También nos informan (a través del visor) cuando la exposición es correcta en el modo de funcionamiento manual. Los exposímetros manuales (externos a la cámara) son de gran utilidad especialmente en la fotografía de estudio.

Gracias al exposímetro podemos ver a través del visor si la exposición es correcta

Gracias al exposímetro podemos ver a través del visor si la exposición es correcta

En un artículo posterior explicaremos de forma detallada el funcionamiento de los diferentes tipos de exposímetro.