Formatos de Imagen

Revelado

En el artículo dedicado a la Naturaleza de la Imagen Digital vimos que una fotografía digital es un archivo informático que contiene los datos necesarios para representar una imagen.

Existen diferentes tipos de archivo informático para registrar las fotografías digitales, siendo JPEG y RAW los formatos más utilizados.

Todas las cámaras de fotos utilizan el formato JPEG, que se ha convertido en un estándar gracias una calidad de imagen suficiente para la mayoría de las situaciones y al reducido tamaño que ocupan los archivos.

Adicionalmente, las cámaras réflex y cada vez más cámaras compactas pueden trabajar en formato RAW, un formato más avanzado que nos permite hacer el revelado digital de las imágenes en el ordenador. Por último, los programas de edición de imágenes como Adobe Photoshop pueden utilizar otros formatos como PSD o TIFF.

Selección de formato y calidad de imagen en una cámara Canos EOS 5D Mark II

Selección de formato y calidad de imagen en una cámara Canos EOS 5D Mark II

Entonces, ¿qué formato debemos utilizar? ¿Cuál es el mejor de todos? La elección del formato de archivo va a determinar cuestiones como el proceso de revelado de la fotografía, la calidad de imagen o el tamaño de fichero.

En este artículo vamos a ver en detalle todas estas cuestiones y las ventajas e inconvenientes de cada formato de archivo.

Revelado de la Fotografía

Nada más tomar una fotografía, el sensor de la cámara de fotos produce una imagen RAW (en bruto) que necesita ser revelada. Podemos decir que la imagen RAW es el negativo digital.

El proceso de transformar una imagen RAW en una fotografía digital se conoce como revelado digital, El revelado digital incluye diferentes operaciones como convertir los datos capturados por el sensor en una matriz de píxeles de colores, ajustar el balance de blancos, mejorar el contraste y la saturación, reducir el ruido o mejorar la nitidez de la imagen aplicando una máscara de enfoque

Revelado

Adobe Camera Raw es el software de revelado por excelencia

Cuando disparamos en formato JPEG, la propia cámara se encarga de hacer el revelado digital (nada más tomar la fotografía). De esta forma, en la tarjeta de memoria se registra la imagen ya revelada.

Si disparamos en formato RAW, la cámara no realiza el revelado de la fotografía. En la tarjeta de memoria se registra la imagen RAW, por lo que será necesario hacer posteriormente el revelado en el ordenador utilizando un software especializado como Adobe Camera RAW.

Profundidad de Color

Como vimos un artículo anterior, la Profundidad de Color nos informa del número de colores diferentes que puede contener una imagen. Dicho de otra manera, la profundidad de color es la amplitud de la paleta de colores que utiliza la imagen.

La profundidad de color determina la amplitud de la paleta de colores que utiliza una imagen

La profundidad de color determina la amplitud de la paleta de colores que utiliza una imagen

Las fotografías en formato JPEG tienen una profundidad de color de 8 bits, mientras que las imágenes RAW tienen una profundidad de color de 12 ó 14 bits que permite producir fotografías de 16 bits por canal.

En general podemos decir que cuanto mayor sea la profundidad de color mejor será la calidad de imagen, especialmente si durante el revelado o el post-proceso nos vemos en la necesidad de aplicar gran cantidad de ajustes.

Compresión de Datos

Para reducir el tamaño de los archivos se utilizan algoritmos de compresión de datos, que producen archivos más pequeños que sus equivalentes sin comprimir.

Existen dos técnicas para comprimir las imágenes: con pérdidas y sin pérdidas:

  • La compresión con pérdidas se basa en una simplificación selectiva de los datos de imagen, de tal forma que el archivo resultante no es idéntico al original. Esta técnica de compresión consigue archivos significativamente más pequeños que el original, aunque con una pérdida de calidad en la imagen
  • La compresión sin pérdidas asegura que toda la información se conserva, manteniendo la integridad de la imagen. Es menos eficaz, aunque no conlleva pérdida de calidad

El formato JPEG utiliza algoritmos de compresión con pérdidas, lo que afecta a la calidad de la imagen. Una de las características de este formato es que permite distintos niveles de compresión. La mayoría de las cámaras de fotos tienen la posibilidad de ajustar la calidad de los archivos JPEG, teniendo en cuenta que cuanto mejor sea la calidad, menos se comprimirá el archivo.

En el caso del formato RAW, la compresión de datos depende del fabricante de la cámara. Algunos fabricantes ofrecen la posibilidad de utilizar un formato RAW sin comprimir o comprimido con pérdidas, mientras que otros fabricantes aplican siempre un algoritmo de compresión sin pérdidas. En cualquier caso, la compresión de archivos RAW no afecta a la calidad de imagen o lo hace de una forma inapreciable.

Tamaño de Archivo

El tamaño de archivo está condicionado por las dos características que acabamos de ver: la profundidad de color y la compresión de datos.

El número de fotos que caben en la tarjeta de memoria depende del tamaño del archivo

El número de fotos que caben en la tarjeta de memoria depende del tamaño del archivo

Cuanto mayor sea la profundidad de color de la imagen, más grande será el fichero. Las imágenes de 16 bits por canal ocupan el doble que las de 8 bits por canal.

Por otra parte, como hemos visto anteriormente, las técnicas de compresión de datos tienen por objeto reducir el tamaño de archivo. Los algoritmos de compresión con pérdidas son los que consiguen archivos más pequeños, aunque a costa de reducir la calidad de la imagen.

Las imágenes en formato JPEG tienen un tamaño de archivo muy pequeño, debido a que tienen una profundidad de color de 8 bits por canal y a que utilizan algoritmos de compresión con pérdidas.

Las imágenes en formato RAW tienen un tamaño de archivo grande (más del doble que el JPEG), debido a que utilizan una profundidad de color de 12 ó 14 bits y a que utilizan técnicas de compresión que no reducen significativamente el tamaño (o incluso registran la imagen sin comprimir).

El Formato JPEG

El formato JPEG es el más popular de todos los formatos de archivo fotográfico. Todas las cámaras digitales son capaces de tomar fotos en este formato.

jpegicon

Las principales características del formato JPEG son:

  • El revelado de las imágenes lo realiza la propia cámara, registrándose en la tarjeta de memoria las fotografías ya reveladas y listas para usarse
  • Proporciona inmediatez y no aumenta la carga de trabajo. Muchos fotógrafos no tienen el tiempo o la voluntad para revelar las imágenes de forma manual
  • Las imágenes tienen una profundidad de color de 8 bits por canal
  • Utiliza un algoritmo de compresión con pérdidas para reducir el tamaño de los archivos. Esto significa que al descomprimir o visualizar la imagen no se obtiene exactamente la misma imagen de la que se partía antes de la compresión
  • Para muchas aplicaciones la calidad de imagen es más que suficiente (fotografía social, fotoperiodismo, etc.)
  • Los archivos son pequeños y, por lo tanto, caben más en la tarjeta de memoria (o en los discos en los que se archivan) y son más fáciles de transmitir
  • Las cámaras son más rápidas cuando trabajan en formato JPEG, ya que emplean menos tiempo en grabar la imagen en la tarjeta de memoria

Hay que destacar que el proceso de compresión de las imágenes JPEG es irreversible e iterativo. Cada vez que se modifica y guarda un archivo JPEG, se pierde algo de su calidad ya que se aplica nuevamente el algoritmo de compresión. Si una imagen JPEG va a ser modificada y guardada varias veces, debería ser convertida antes a otro formato como PSD o TIF.

El formato JPEG es adecuado para las fotografías en las que es importante la inmediatez o que se van a destinar a la difusión. Debido a la perdida de información que conlleva el proceso de compresión y a su profundidad de color de 8 bits no es recomendable utilizarlo para copias maestras de fotografías en las que se desee obtener una máxima calidad.

El Formato RAW

Una imagen RAW es un negativo digital que contiene (sin procesar) los datos capturados por el sensor. Para obtener una fotografía digital, es necesario revelar en el ordenador la imagen latente que contiene el archivo RAW. Todas las cámaras réflex y cada vez más cámaras compactas son capaces de hacer fotos en este formato.

La mayoría de cámaras son capaces de hacer fotos en formato RAW

La mayoría de cámaras son capaces de hacer fotos en formato RAW

El contenido de un archivo RAW no se puede modificar. Todos los ajustes realizados durante el proceso de revelado se guardan en un pequeño fichero con extensión .xmp. (llamado sidecar file) que se graba junto a la imagen RAW. Esto es una gran ventaja, pues la imagen original nunca se altera. Siempre que queramos podemos dar marcha atrás, modificar cualquier ajuste y volver a revelar la imagen

El formato RAW tiene las siguientes características:

  • Las imágenes se registran en la tarjeta de memoria sin revelar. El archivo RAW, no se puede imprimir ni visualizar directamente
  • Permite un control total sobre el proceso de revelado de la imagen, pudiendo ajustarse a posteriori gran número de parámetros como el balance de blancos o la nitidez. Al mismo tiempo, implica una carga de trabajo adicional
  • Las imágenes tienen una profundidad de color de 12 ó 14 bits, lo que permite producir fotografías de 16 bits por canal
  • En el caso de que las imágenes estén comprimidas, los algoritmos de compresión utilizados no afectan a la calidad de la imagen
  • El tamaño del archivo es grande, por lo que la cámara tarda más tiempo en grabar las imágenes y caben menos en la tarjeta de memoria

Los diferentes fabricantes de cámaras utilizan sus propias versiones de archivo RAW. Por ejemplo, es posible ver extensiones de archivo como .NEF (Nikon) .CRW y .CR2 (Canon), .RAF (Fujifilm) .ORF (Olympus) o .SRF (Sony). Esto significa que los programas de revelado deben ser capaces de trabajar con todos estos formatos.

Un inconveniente del formato RAW es la necesidad de actualizar constantemente el software de revelado. Si utilizamos Adobe Camera RAW o Adobe Lightroom y compramos una nueva cámara, deberemos actualizarnos a la última versión para poder trabajar con nuestros archivos RAW. Periódicamente se publican actualizaciones de software que incluyen soporte para los nuevos formatos de archivo RAW introducidos por los fabricantes de cámaras

El Formato PSD

El formato PSD no es un formato producido directamente por las cámaras de fotos. Es el formato con el que trabaja el software de edición de imágenes Adobe Photoshop y está preparado para guardar todas las funciones propias de este programa como las capas o los canales alfa.

El formato PSD es utilizado por el software de edición de imágenes Adobe Photoshop

El formato PSD es utilizado por el software de edición de imágenes Adobe Photoshop

El formato PSD es un formato de trabajo que se utiliza durante el revelado y postproceso de imágenes, pero no es adecuado para la publicación y distribución de las versiones finales de nuestras fotografías.

Las principales características del formato PSD son las siguientes:

  • Se utiliza para editar y realizar ajustes finos en imágenes ya reveladas
  • Las imágenes pueden tener una profundidad de color de 8 ó 16 bits por canal
  • No utiliza técnicas de compresión para reducir el tamaño del archivo
  • Los archivos son muy grandes pues además de la imagen pueden contener otra información como canales o capas

Formato TIF

El formato TIF tampoco es un formato producido directamente por las cámaras de fotos (salvo alguna extraña excepción). Es una alternativa al formato PSD para usar durante el revelado y postproceso de imágenes.

Admite la mayoría de funciones del programa de edición de imágenes Adobe Photoshop, como capas o canales También se puede utilizar para guardar copias maestras de imágenes de alta calidad.

Es muy habitual utilizar los formatos PSD y TIF durante el proceso de edición de imágenes

Es muy habitual utilizar los formatos PSD y TIF durante el proceso de edición de imágenes

Las principales características del formato TIF son las siguientes:

  • Se utiliza para editar y realizar ajustes finos en imágenes ya reveladas
  • Las imágenes pueden tener una profundidad de color de 8 ó 16 bits por canal
  • Permite la utilización de técnicas de compresión para reducir el tamaño del archivo. Lo más habitual es utilizar algoritmos de compresión sin pérdidas, aunque las versiones más recientes admiten también algoritmos con pérdidas semejantes al JPEG
  • Los archivos son muy grandes, (aunque algo más pequeños que el formato PSD debido a la compresión de datos) pues además de la imagen pueden contener otra información como canales o capas

Otros Formatos

Existen muchos otros formatos de archivo para imágenes digitales, aunque por sus características no son adecuados para su uso en fotografía. Los más conocidos son GIF y PNG, muy utilizados para publicar imágenes en páginas web.

Conclusiones

¿Qué formato es mejor para tomar nuestras fotografías, JPEG o RAW?

Mi recomendación es trabajar habitualmente en formato RAW. De esta forma tendremos el negativo de nuestras imágenes, lo que nos da la posibilidad de hacer nosotros mismos el revelado y obtener fotografías de mayor calidad.

Sin embargo, en muchas situaciones el formato JPEG puede ser el más adecuado. Por ejemplo, si trabajamos con gran cantidad de imágenes o si estamos haciendo fotos a nuestros amigos con el fin de enviarlas rápidamente o compartirlas en las redes sociales, el formato JPEG es muy práctico por su sencillez.

En la siguiente tabla se muestra un resumen de las características de los formatos de archivo JPEG y RAW:

Característica JPEG RAW
Revelado de la fotografía Automático en la cámara Manual en el ordenador
Calidad de Imagen Buena Superior
Tamaño de Imagen Pequeño Grande

Si vamos a editar nuestras imágenes en Photoshop, utilizaremos el formato PSD o el TIF. La elección de uno u otro depende de las preferencias personales. El formato PSD es el formato nativo de Photoshop mientras que el TIF es un formato muy conocido que tiene la ventaja de que los archivos ocupan algo menos de espacio.