Cómo Sujetar la Cámara

Técnica

Cuando tomamos fotografías con una cámara réflex, la forma de sujetar el equipo y la posición del cuerpo influyen en la nitidez de las imágenes capturadas, especialmente si disparamos a velocidades de obturación lentas.

El agarre correcto de la cámara y un buen uso de sus botones y diales de control nos ayudarán a mejorar la estabilidad en el momento del disparo. De esta forma se evitan los movimientos bruscos y las sacudidas que dan lugar a imágenes movidas.

Sujetar la cámara correctamente ayuda a mejorar la nitidez de las imágenes

En este artículo se explica cual es la forma correcta de sujetar una cámara réflex y se realizan recomendaciones para distintas situaciones:

  • Toma de fotografias con orientación horizontal
  • Toma de fotografias con orientación vertical
  • Toma de fotografias agachado

Al final del artículo se incluye también un apartado en el que se explica cómo sujetar las cámaras compactas.

Antes de entrar en materia vamos a hacer una recomendación: lleva siempre la cámara colgada del cuello. Si se te cae al suelo es bastante probable que tenga una avería importante o incluso que quede inservible.

Orientación Horizontal

Cuando tomamos fotos con orientación horizontal la cámara se debe apoyar sobre la palma de la mano izquierda, que soporta la mayor parte del peso.

Coloca la cámara sobre dicha la mano, apretando los dedos suavemente alrededor del objetivo. Si estamos utilizando un teleobjetivo, la mano izquierda se aleja algo del cuerpo de la cámara para compensar mejor el peso de la lente.

La mano derecha se utiliza para disparar y manejar los diales de la cámara. Se sujeta el agarrador con tres dedos, mientras el dedo índice descansa en el disparador y el pulgar se queda en la parte posterior de la cámara.

Los codos se presionan ligeramente sobre el pecho para dar estabilidad a las manos y evitar que, si hay gente alrededor, nos den un golpe en los brazos y la foto salga movida.

Forma correcta de sujetar la cámara

Si estamos usando la cámara en modo manual, la mano izquierda se utiliza también para mover el zoom, para enfocar o para ajustar la apertura del diafragma.

En cualquier caso, recuerda mantener siempre la mano izquierda debajo del objetivo con la palma mirando hacia arriba. Un error bastante frecuente es sujetar el objetivo por el lado izquierdo, con la palma mirando hacia delante.

Esta forma de sujetar la cámara proporciona apoyo y estabilidad y evita el cansancio si se usa la cámara durante un periodo largo de tiempo.

Si es la primera vez que sujetas así la cámara, es posible que te sientas algo incómodo. No te preocupes, en poco tiempo será tu forma natural de coger la cámara y lo harás de forma instintiva

Orientación Vertical

Cuando se toman fotografías en orientación vertical la posición es algo menos estable, ya que al girar la cámara es necesario separar el brazo derecho del cuerpo para acceder al disparador.

Forma de sujetar la cámara con orientación vertical

Procura apoyar bien el codo izquierdo en el cuerpo, y no abras demasiado el brazo derecho. De esta forma conseguirás una posición bastante equilibrada.

En el caso de las cámaras réflex profesionales, el disparo con orientación vertical se hace en la misma postura que con orientación horizontal. Este tipo de cámaras disponen de una empuñadura con un botón de disparo adicional. Gracias a esta empuñadura, cuando giramos la cámara para tomar la imagen en posición vertical, podemos usar el segundo botón de disparo sin necesidad de girar la mano izquierda.

Posición del cuerpo

La posición del cuerpo influye también en la estabilidad de la cámara. Coloca las piernas algo separadas, con los pies paralelos a los hombros. Adelanta un poco el pie izquierdo para mejorar el equilibrio.

Dobla ligeramente las rodillas e inclínate un poco hacia la cámara, manteniéndola apretada contra la frente.

Forma de sujetar la cámara y posición de los pies

En el momento de tomar la foto, pulsa el disparador suevemente, con el dedo índice doblado.

Disparar Agachado

Realizar fotografías en posición agachado es bastante habitual, sobre todo cuando tomamos imágenes de niños, animales u objetos cercanos al suelo. Esta es una posición algo inestable, por lo que tendremos especial cuidado con la posición del cuerpo.

La clave para conseguir una posición equilibrada está en la forma de flexionar las piernas. En primer lugar, apoya la rodilla y la punta del pie derecho en el suelo y siéntate sobre el talón de dicho pie.

La pierna izquierda se flexiona con la planta del píe sobre el suelo y la rodilla en alto. Apoya el codo izquierdo sobre la rodilla de dicha pierna, para dar soporte a la cámara. De esta forma conseguiremos estabilidad, aunque no es una postura en la que podamos estar mucho tiempo seguido debido a que es algo cansada.

Una alternativa es sentarse en el suelo con las dos piernas flexionadas y apoyar los codos sobre las rodillas. Esta posición es algo meno dinámica que la anterior, y nos ofrece un punto de vista todavía más bajo.

Sujetar la cámara compacta

La forma de sujetar una cámara compacta es un poco diferente, ya que es más pequeña y normalmente no tiene visor.

Es necesario apartar la cámara del cuerpo para ver la pantalla y encuadrar la imagen. No separes demasiado la cámara del cuerpo, unos 30 cm son suficientes para ver cómodamente la pantalla. Crea un trípode presionando con los codos sobre el pecho

La cámara se sujeta con las dos manos. Aunque es ligera y pequeña no caigas en la tentación de utilizar sólo una mano.

Apoya la cámara sobre la mano izquierda, haciendo una L son los dedos índice y pulgar. La mano derecha se utiliza para disparar y manejar los botones. La cámara se sujeta con tres dedos y el pulgar, mientras el dedo índice descansa en el disparador. Ten cuidado de no tapar el flash o el objetivo.