El Exposímetro

Técnica

En un artículo anterior, vimos que el principal factor que condiciona el ajuste de la exposición es la iluminación de la escena, es decir, la intensidad de la luz que recibe el sujeto y éste refleja hacia la cámara.

Por tanto, para poder realizar un ajuste preciso de la exposición es fundamental la medición y el análisis de las condiciones de iluminación de la escena.

El exposímetro o fotómetro es un instrumento cuya función es medir el nivel de iluminación y determinar el valor de exposición adecuado para tomar una fotografía. Con la información que proporciona, podemos seleccionar la combinación de velocidad de obturación y apertura de diafragma y conseguir una exposición correcta (teniendo en cuenta también la sensibilidad ISO).

El exposímetro nos permite medir la iluminación de la escena para determinar la exposición adecuada

El exposímetro nos permite medir la iluminación de la escena para determinar la exposición adecuada


Luz Reflejada y Luz Incidente

La luz reflejada es la luz que refleja el sujeto que vamos a fotografiar. Se puede medir con el exposímetro integrado en la cámara o con un exposímetro de mano situado junto a la cámara y orientado hacia el sujeto. En ocasiones puede proporcionar resultados algo imprecisos, que pueden requerir de la interpretación del fotógrafo en el caso de estar fotografiando escenas muy claras o muy oscuras.

La medición de la luz reflejada es la forma más habitual de medir la iluminación, ya que es la manera de trabajar del exposímetro integrado en la cámara. Por otra parte, es la única forma determinar el valor de exposición cuando no hay posibilidad de acercarse al sujeto que vamos a fotografiar.

La luz incidente es la luz que recibe el sujeto que vamos a fotografiar. Se mide con un exposímetro de mano situado junto al sujeto y orientado hacia la cámara. Proporciona valores de exposición exactos, ya que no está condicionada por la reflectancia de los objetos fotografiados (la cantidad de luz que reflejan).

La medición de la luz incidente se utiliza habitualmente en la fotografía de estudio, en la que se requiere gran precisión y no hay ninguna dificultad para acercarnos al sujeto fotografiado.

Medición de la luz reflejada y de la luz incidente

Medición de la luz reflejada y de la luz incidente

Para comprender mejor la diferencia entre las dos formas de medición, podemos decir que con la luz incidente medimos el nivel de iluminación de la escena y con la luz reflejada medimos su nivel de brillo.

Gris Medio

Cuando medimos la luz reflejada, el exposímetro desconoce si los objetos que estamos fotografiando son claros u oscuros. Como en la mayoría de las ocasiones las escenas contienen una mezcla de zonas brillantes, tonos medios y zonas oscuras, los exposímetros se calibran para escenas con un brillo medio. En concreto, los exposímetros están calibrados suponiendo que la escena refleja el 18% de la luz que recibe.

Generalmente con la medición de la luz reflejada se obtienen fotografías cuya exposición es correcta. Sin embargo, en determinadas situaciones los resultados pueden ser incorrectos: cuando la escena es muy brillante, la lectura del exposímetro produce una imagen subexpuesta, y cuando es muy oscura, sobreexpuesta.

Por ejemplo, si medimos con el exposímetro de la cámara una pared blanca al sol, nos indicará un valor de exposición en el que la pared se registraría en un tono gris medio, no en un blanco. En estas situaciones debemos hacer una exposición algo diferente a la que indica exposímetro, aumentando o disminuyendo uno o dos pasos según la escena sea muy brillante o muy oscura.

En las tiendas de fotografía podemos adquirir unas cartas de tono gris medio que reflejan exactamente el 18% de la luz que reciben. Estas tarjetas se pueden utilizar para conseguir una medición precisa de la luz reflejada. La forma de utilizarlas es situándolas en el centro de la escena para medir la luz que refleja con el fotómetro de la cámara.

Usando tarjetas de color gris medio se puede hacer una lectura precisa de la luz reflejada

Usando tarjetas de color gris medio se puede hacer una lectura precisa de la luz reflejada

Tipos de Exposímetro

Existen dos tipos diferentes de exposímetros: el exposímetro integrado en la cámara y el exposímetro de mano.

La mayoría de las cámaras incorporan un exposímetro integrado que mide la intensidad de la luz que refleja la escena y llega al sensor a través del objetivo.

El uso del exposímetro incorporado de la cámara es la forma más habitual de medir la exposición. A través del visor (o con la pantalla en aquellas cámaras que no tienen visor), podemos ver la información que nos proporciona este tipo de exposímetro.

El visor de las cámaras réflex suele mostrar información del nivel de exposición de la imagen según la velocidad de obturación y apertura de diafragma seleccionados

El visor de las cámaras réflex suele mostrar información del nivel de exposición de la imagen según la velocidad de obturación y apertura de diafragma seleccionados

La principal ventaja del exposímetro incorporado es que siempre está disponible, sin que sea necesario utilizar ningún accesorio adicional. Además, como mide la luz que llega a través del objetivo, en la medición se tienen en cuenta los filtros u otros accesorios que puedan modificar la cantidad de luz que llega al sensor.

El exposímetro de mano es un dispositivo independiente de la cámara que permite medir tanto la luz incidente como la reflejada.

El uso de un exposímetro de mano nos permite medir la iluminación con una gran precisión. Gracias técnicas como la lectura de la luz incidente o a la realización de mediciones en diferentes zonas de la escena y obtener el promedio, podremos alcanzar un gran control en los valores de exposición.

El Sekonic L.758DR es un excelente exposímetro de mano

El Sekonic L.758DR es un excelente exposímetro de mano

La mayoría de exposímetros de mano permiten medir también la luz de flash, por lo que son imprescindibles en la fotografía de estudio. Tienen un conector para el cable de sincronización del flash y un botón para producir el destello del flash. Los más avanzados permiten también el disparo del flash de forma inalámbrica.